lunes, 27 de junio de 2011

Domingo 26 de junio. QUE ES SER MISERICORDIOSO



LECTURAS: Lucas 10:25-37; Proverbios 11:17; 11-25; 14:21; 16:6 y 21:21; 1Pedro 1:3-5.






NOTAS, COMENTARIOS Y REFLEXIONES:



Sentimiento de piedad por la desgracia ajena = a compasión.



Piedad = práctica de lo santo.



Dios quiere gente entendida del llamado de él, porque Cristo nos hace ser obedientes. La humillación en vez de moverte a dureza te debe mover a misericordia. Ser generoso es dar sin esperar nada a cambio; el que vive de misericordia; usa misericordia y da misericordia. Olvidemonos del pasado, del odio, del resentimiento; intentemos ser un profesional en vivir misericordia para ser una puerta, un canal de bendición de la misericordia. Si permanezco en misericordia, que es amor, estoy en Jesucristo.



¿Quieres ser restaurado, ser misericordioso? debes ser ayudador, servidor, amoroso, etc. listo y alerta para ayudar. El cristiano muestra que de lo que estamos llenados es del amor de Dios.






Lo sobrenatural se mueve sobre lo natural al haber misericordia, así todo lugar donde pisemos se nos dará en victoria. Cuando hay misericordia auxiliamos a la gente que satanás tiene vejada, en vicios, en religiosidad, en paganismo y debemos tener misericordia de ellos porque como Dios tiene de nosotros, porque en ellos no hay gloria de Dios hay pecado. Con tu vida llena de misericordia, da testimonio de que estas en la verdad. Satanás no puede estar donde hay misericordia, la misericordia no se cuelga, no se pone como un trapo; la misericordia se vive, se muestra con nuestro actuar en amor a nuestro prójimo y donde esta Dios esta el amor.






Para poder heredar el Reino de los cielos, la palabra de Dios en el libro de Mateo, no exhorta a ser misericordiosos, lo que significa que debemos tener compasión, ser buenos y benignos con los demás.






En nuestro trato con aquellos que nos necesitan, nos predisponemos con actitudes y pensamientos o frases, como: no se quien es, yo ni lo conozco, no es de mi familia, no tengo tiempo, en otra ocasión, nadie me ve, etc. Para no prestarles ayuda. Y estas oportunidades de servir en misericordia se presentan todos los días con personas, enfermas, con hambre, con sed, los presos, forasteros, viudas, huerfanos, niños de la calle, personas con vicios, ancianos, pobres, etc, o inclusive con personas que conocemos o que están próximas a nosotros, con carencias espirituales, y que no les brindamos la ayuda que necesitan.






¿ Y que es lo que debo hacer por este prójimo? Tal vez esta persona solo requiera de un apoyo emocional, de una oración, de palabras de ánimo, esperanza, o de escuchar hablar de la palabra de Dios. o es posible que ayudemos con tan solo, un alimento, un abrazo, un poco de atención o cuidado, una sonrisa, o lo que tu te imagines que a ti te pudiera ayudar en una difícil circunstancia. De aquí parte lo que la palabra dice en MATEO 7:12. "Así que, todas las cosas que queráis que los hombre hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos, porque esto es la ley de los profetas".






Todos los días que amanece y que estamos vivos, gozamos en carne propia la misericordia de Dios, recordemos que Dios ha sido, es y será misericordioso siempre, pues así es su esencia; y nosotros que fuimos hechos a su imagen y semejanza, debemos de ser asi, pues lo mismo demanda el de nosotros. En LUCAS 6:36, nos dice "sed pues misericordiosos, también como su padre es misericordioso". Ya que el actuar así nos trae bendición "Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia" MATEO 5:7.










A Dios siempre le a complacido que practiquemos la misericordia en el libro del profeta OSEAS 6:6; "Porque misericordia quiero, y no sacrificio y conocimiento de Dios más que holocaustos".





Tenemos una gran oportunidad y responsabilidad en nuestra vida y que nuestro amado Padre nos da, y es la misericordia. Hay que pedir a Dios que toque y transforme nuestros corazones, que con su infinito y perfecto amor y gracia, podamos hacer en los demás, lo que el en bendiciones y misericordia hace en nosotros.






¡AMEN!, ¡GLORIA A DIOS!.









*NOTAS, COMENTARIOS Y REFLEXIONES POR EL COLABORADOR: OSCAR RIVERA





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada